El expresidente francés Nicolas Sarkozy (2007-2012) será juzgado en los próximos meses por corrupción y tráfico de influencias. Sarkozy se convertirá así en el primer expresidente de la V República (fundada en 1958) en ser juzgado por corrupción en el ejercicio del cargo.

En 2011, su antecesor, Jacques Chirac (1995-2007), fue juzgado y condenado a dos años de cárcel que no cumplió, pero por financiación ilegal de su partido cuando era alcalde de París. El Tribunal de Casación denegó el martes los recursos interpuestos por Sarkozy, según se informó ayer.

El exlíder de Los Republicanos (partido de derecha) será juzgado por el llamado caso de las escuchas.

La Justicia, que había pinchado sus teléfonos por sospechar que pudo recibir financiación del libio Gadafi en la campaña de 2007, descubrió en 2012 que el todavía presidente y su abogado trataban de obtener, a través del citado Azibert, información secreta de otro sumario que investigaba si Liliane Bettencourt, heredera de L'Oréal, financiaba ilegalmente su campaña de ese año.