El Equipo de Investigación Conjunta (JIT) que ha investigado el derribo de un avión de Malaysian Airlines desde la región ucraniana del Donbass (separatista prorrusa) el 17 de julio de 2014 responsabilizó ayer del lanzamiento del misil causante del accidente, que costó la vida a 298 personas de 17 países, a tres militares rusos y uno ucraniano. La justicia holandesa ha emitido órdenes de detención contra los cuatro militares para juzgarlos en marzo de 2020, previsiblemente in absentia ya que las legislaciones rusa y ucraniana prohíben las extradiciones de sus nacionales.

Los procesados por Holanda son Igor Girkin, excoronel del FSB ruso que sirvió como ministro de Defensa de la autoproclamada República de Donetsk; Serguei Dubinski, jefe de Inteligencia militar de ese mismo ente; Oleg Pulatov, miembro también del departamento de Inteligencia militar de Donetsk, y el ucraniano Leonid Jarchenko, jefe de un batallón de reconocimiento.

La OTAN consideró un "hito" las inculpaciones, mientras que Rusia calificó de "infundadas" por "falta de pruebas" las acusaciones y consideró que "están dirigidas a desacreditar a Rusia ante la comunidad internacional".