Boris Johnson lo tenía todo de cara para suceder a Theresa May al frente del Partido Conservador y como primer ministro del Reino Unido. Desde ayer, sin embargo, lo tiene un poco más complicado, porque el nuevo perfil „menos propenso a los exabruptos y las salidas de tono„ que exhibe desde hace semanas quedó seriamente tocado por una sonora disputa doméstica con su pareja, Carrie Symonds, 24 años más joven que él, que fue aireada abundantemente por la prensa.

La exclusiva la dio el diario The Guardian, nada sospechoso de apoyar el Brexit por las bravas que defiende el exalcalde de Londres, pero todos los medios se hicieron eco del altercado, ocurrido en el apartamento de Symonds, a quien precisamente se le atribuye la labor de coaching para suavizar las formas del impulsivo Johnson.

Según relata el citado medio, un vecino del domicilio que comparte la pareja en el sur de Londres escuchó "gritos, portazos y golpes" la noche del jueves. "¡Déjame en paz!" y "¡Vete de aquí!" fueron algunas de las frases que el testigo aseguró escuchar que le gritaba Symonds a Johnson, por lo que, preocupado por el bienestar de la mujer, decidió llamar a la puerta de la vivienda.

Tras insistir y no recibir respuesta alguna, el vecino decidió alertar a las autoridades, que se personaron en la casa a las 00.24 horas del viernes. Según un escueto comunicado emitido por la Policía de Londres, la pareja atendió a los agentes que constataron que ambos estaban "a salvo y bien", por lo que no consideraron pertinente ningún tipo de "acción policial".

De acuerdo con la versión del testigo recogida por los medios británicos, Symonds recriminó a su novio haber manchado el sofá con vino tinto y le chilló que era "un malcriado" al que no le importa "nada". Por su parte, el antiguo alcalde de Londres le dijo a la joven, antigua relaciones públicas de los tories, que no tocara su "jodido ordenador". Algunos destacados miembros de la familia tory restaron credibilidad a la versión ofrecida por el "izquierdoso" vecino.

Johnson se separó de su segunda mujer, Marina Wheeler, el año pasado, tras 25 años de matrimonio y cuatro hijos en común, al tiempo que se descubría su relación con Symonds, de 31.