13 de julio de 2019
13.07.2019

El envío de un segundo buque de guerra británico aviva la tensión en el Golfo

La Policía de Gibraltar detiene a otros dos tripulantes del superpetroleroiraní 'Grace I' que se suman, de esta forma, al capitán y primer oficial

12.07.2019 | 23:25

El Gobierno del Reino Unido anunció ayer el envío de un segundo buque de guerra al golfo Pérsico para reforzar su presencia, después de que embarcaciones iraníes tratasen de impedir el jueves el paso de un petrolero británico por el estrecho de Ormuz. El navío Duncan, en aguas del Bósforo (Turquía), se desplazará al golfo Pérsico para operar junto con el Montrose, que impidió que barcos iraníes interceptaran al buque comercial británico. Con ello se aviva la tensión en la región.El Montrose tiene previsto retirarse de la zona pronto para someterse a labores de mantenimiento, pero las tensiones con Irán anticiparon el envío de su relevo. Ambos navíos se mantendrán en la zona durante un corto período de tiempo, según medios británicos. "Esto asegurará que el Reino Unido, junto con sus aliados internacionales, sea capaz de asegurar la libertad de navegación para los barcos que atraviesan esta ruta comercial vital", afirmó ayer un portavoz del Ejecutivo británico. El ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, subrayó que el Reino Unido tiene la responsabilidad de proteger a sus barcos, y puntualizó que "debemos reaccionar de manera acorde a las amenazas".

Por otra parte, la Policía de Gibraltar detuvo ayer a otros dos tripulantes del Grace 1 que se suman al capitán y el primer oficial, arrestados el día anterior, por la presunta violación por parte del petrolero iraní de las sanciones de la UE sobre Siria . El cuerpo de seguridad británico declaró que "los cuatro hombres son nacionales indios y se les ha dado plena asistencia legal". Los tripulantes fueron interrogados como testigos por su relación con el barco, de bandera panameña.

Efectivos de la Marina Real británica interceptaron la semana pasada al Grace I en Gibraltar por petición de EEUU, ante la sospecha de que transportaba crudo a Siria. La policía gibraltareña informó el jueves del arresto del capitán y el primer oficial del buque, tras llevar a cabo un "exhaustivo" registro de la embarcación.

Teherán urgió ayer al Reino Unido que libere al petrolero y esgrimió que los argumentos británicos para retener a la embarcación son "irrelevantes desde el punto de vista legal", sin embargo Reino Unido consiguió un permiso del Tribunal Supremo para ampliar el período de detención durante 14 días. Irán citó al embajador británico para dar explicaciones y el presidente de Irán, Hasán Rohani, advirtió a Reino Unido que tendría que afrontar las "consecuencias" de sus acciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook