24 de julio de 2019
24.07.2019

Los retos que afronta el 'premier'

El 'Brexit' y la tensión Teherán-Reino Unido, en la lista de desafíos a los que se tiene que enfrentar el nuevo primer ministro conservador

23.07.2019 | 23:16

Hay dos asuntos clave a los que deberá enfrentarse en su nuevo (y corto) mandato antes de las elecciones el primer ministro Boris Johnson: el primero, y más difícil, es el del Brexit, que le valió la victoria por los militantes tories, pero también numerosas bajas entre los miembros moderados del Ejecutivo de May. En varias ocasiones prometió un Brexit a las bravas que ahora necesitará culminar antes del 31 de octubre: una tarea compleja que el Parlamento asegura no respaldar sin acuerdo, y decenas de moderados están dispuestos a frenar con moción de censura incluida.

Desde la Unión Europea (UE) llegan felicitaciones de cortesía, pero no se percibe intención de abrir acuerdos nuevos. A esto se suma la dificultad del backstop (la salvaguarda irlandesa), que intenta evitar una nueva frontera entre las dos Irlandas, que hasta ahora y desde 1996 concibe una integridad territorial. Johnson intentará tender la mano a la UE, pero es consciente de que su margen de maniobra es limitado.

También Escocia se muestra preocupada por la elección del premier, y Sturgeon matizó que resultaría "hipócrita" no reconocer la inquietud que le genera la visión de su mandato. La ministra principal de Escocia ya dijo que estaba dispuesta a bloquear el plan sin acuerdo ya que perjudicaría gravemente a Escocia, y que la medida impulsa aún más las ganas de los escoceses de abandonar el Reino Unido para no estar bajo un futuro impuesto por los tories.

Fuera de casa los problemas también se agravan, y este es el segundo de los asuntos de agenda con el que tendrá que lidiar Johnson: la crisis de los petroleros entre Reino Unido e Irán. El Gobierno de May intentó rebajar la tensión con movimientos diplomáticos pero la tensión con Teherán llegó a su punto álgido con la captura por parte de la Guardia Revolucionaria iraní de la embarcación Stena Impero, de bandera británica.

Hasta la fecha, el Reino Unido ha estado del lado de los países como Francia o Alemania que quieren preservar a toda costa el acuerdo nuclear alcanzado en 2015 con Teherán, y se han opuesto al régimen de sanciones de Washington, pero la amistad entre Trump y Johnson deja ver un futuro incierto en este asunto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook