14 de agosto de 2019
14.08.2019

Rusia reconoce un accidente nuclear tras una prueba fallida con un misil de crucero

El Kremlin se jacta de estar ganando la carrera con Estados Unidos en el desarrollo de nuevas armas atómicas punteras en respuesta a Trump

14.08.2019 | 00:52
Familiares de los tripulantes del submarino recuerdan a los fallecidos en el accidente.

Los niveles de radiación en la ciudad de Severodinsk, norte de Rusia, aumentaron entre 4 y 16 veces tras la explosión del pasado día 8 durante el ensayo de un misil de crucero propulsado por radiación en el que murieron cinco científicos.

El Ministerio de Defensa dijo en un principio que la radiación no se había alterado tras el incidente, pero las autoridades de Severodvinsk dijeron que sí había un repunte en el nivel de radiación. Greenpeace calcula un aumento de 20 veces en el nivel de radiación nuclear.

Abandono de la zona

Las autoridades rusas anunciaron ayer la evacuación de una localidad situada cerca de la base, si bien la desvinculó del suceso.

La portavoz de la administración de la ciudad de Severodvinsk, Xenia Yudina, manifestó que "el departamento territorial de Nyonoksa fue notificado de las actividades planificadas de los cuerpos de mando militar", y "se pidió a los residentes de Nyonoksa que abandonaran la aldea mientras se realicen las actividades en la mañana del miércoles".

Por su parte, el Kremlin descartó riesgos para la salud de la población tras el incidente y apunta que "no debe caber duda de que todas las instituciones competentes garantizan completamente la seguridad de los ciudadanos".

El portavoz de la Presidencia rusa, Dimitri Peskov, manifestó que "las autoridades hacen todo lo necesario". Aún así, la agencia atómica rusa Rosatom aseguró ayer que continuará desarrollando novedosos modelos de armas.

"Hemos despedido a nuestros compañeros, que fallecieron de forma trágica durante los ensayos de un nuevo equipo especial. Se mantuvieron fieles a su deber hasta el último minuto y se fueron como unos verdaderos héroes", dijo el jefe de Rosatom, Alexei Lijachiov, en un comunicado, y agregó que la mejor forma de honrar la memoria de sus empleados es la continuidad de los trabajos para desarrollar "nuevos tipos de armas", que proseguirá "sin falta".

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, comentó que estaba "aprendiendo mucho" sobre las pruebas fallidas que Rusia estaba realizando, a lo que Dimitri Peskov, portavoz del Gobierno ruso, respondió que "Nuestro presidente [Vladímir Putin] ha repetido que los ingenieros rusos en este sector superan de forma significativa el nivel que otros países han logrado alcanzar hasta el momento. Es bastante excepcional".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook