14 de septiembre de 2019
14.09.2019

Biden sale ileso del tercer debate de los aspirantes a la nominación demócrata

El exvicepresidente de EEUU se reivindica como el único capaz de derrotar a Trump

13.09.2019 | 23:20
Buttigieg (primero por la derecha) con su marido, en presencia de Biden.

Joe Biden sigue atribuyéndose el papel de único candidato con opciones de disputarle la presidencia de Estados Unidos a Donald Trump, y como tal ejerció la noche del jueves en el tercer debate entre aspirantes a la nominación del Partido Demócrata, celebrado en Houston (Texas), con los habituales despistes del exvicepresidente y algunos ataques de sus rivales de los que, con todo, salió más bienileso.

Pese a la presencia de los cuatro cabezas de cartel (el propio Biden y los senadores Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Kamala Harris), además de otros cinco precandidatos en busca de su momento de gloria en el escenario, el debate no dio para que ninguno sobresaliese, si bien Biden logró destacar, en este caso negativamente, al quedarse sin respuesta cuando le pidieron rendir cuentas por los tres millones de deportaciones de migrantes que se produjeron bajo el Gobierno de Barack Obama (2009-2017).

La sanidad fue el tema estrella del debate. Sanders y Warren, los más izquierdistas, mantuvieron el pacto tácito de no agresión con el que van de la mano en este asunto, el que más preocupa a los votantes demócratas y para el que proponen un rompedor sistema público conocido como Medicare for all que entierre el jugoso negocio de los seguros privados.

Así las cosas, fue el empresario Andrew Yang, el único sin experiencia política previa, quien atrajo el protagonismo nada más empezar el debate. Yang dijo que regalará 1.000 dólares al mes durante los próximos 12 meses –hasta las elecciones– a diez familias estadounidenses que propongan cómo emplear esa cantidad para mejorar sus vidas, en lo que es una muestra del plan estrella del empresario: que el Gobierno gire 1.000 dólares al mes a todos los mayores de 18 años con independencia de si cuentan con un salario.

La senadora Amy Klobuchar respondió al anuncio con notoria burla mientras que el alcalde de South Bend (Indiana), Pete Buttigieg, también ironizó con la propuesta de Yang, al que el resto de candidatos no parece tomarse en serio pese a que ocupa la sexta posición en intención de voto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook