El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, regresa a su país con "información importante" sobre los ataques del pasado sábado a dos refinerías saudíes tras reunirse con dirigentes de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

"Fui enviado aquí para asegurar que entendemos cómo nuestros aliados en la región ven las amenazas que supone Irán. Ciertamente he conseguido esto", declaró Pompeo.

Agregó que ahora considera que puede ofrecer al presidente de EEUU, Donald Trump, "alguna información importante" sobre como la potencia norteamericana podría "proceder" tras los ataques. Asimismo, Pompeo destacó que su país está buscando "una solución pacífica", como ejemplificaría su visita. "Estuve aquí en un acto de diplomacia (...) Estamos aquí para construir una coalición que busca la paz". Y añadió: "Espero que la República Islámica de Irán lo vea de la misma forma".