20 de septiembre de 2019
20.09.2019
La Opinión de A Coruña
La repetición electoral no despeja el panorama en Israel

Gantz rechaza el Gobierno de unidad con el bloque de derecha de Netanyahu

El líder centrista obtiene dos diputados más que el primer ministro en funciones, que amenaza con forzar unas terceras elecciones para mantenerse en el poder

19.09.2019 | 22:58
Netanyahu (a la izquierda) y Gantz, flanqueando a Rivlin, ayer en Jerusalén.

El ganador de las elecciones en Israel, el centrista Beni Gantz, rechazó ayer la oferta de Gobierno de unidad que le había cursado horas antes el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, dado que el líder del Likud había contraído la víspera un compromiso con las fuerzas situadas a su derecha para negociar con más fuerza, lo que Gantz le afeó como "una maniobra".

El líder de Azul y Blanco también apuesta por una gran coalición, pero la prefiere "extensa y liberal" y comandada por él, puesto que, con el 98 % del voto escrutado, su partido reúne 33 diputados, por 31 del Likud. Gantz reconoce que ni el bloque de centro-izquierda ni el de derecha y ultraderecha suman los 61 escaños que requiere la mayoría absoluta en la Kneset (Parlamento de 120 diputados).

La repetición de las elecciones ha reproducido el bloqueo que dejaron las urnas en abril, y de no llegar Gantz y Netanyahu a algún acuerdo, el país podría volver a comicios nuevamente.

"No hay otra opción que formar un amplio gobierno de unidad", dijo Netanyahu, quien propuso una reunión inmediata con Gantz para trabajar juntos y evitar unas terceras elecciones.

Sin embargo, la oferta llegó después de que Netanyahu hubiera firmado un compromiso con las dos formaciones ultraortodoxas (Shas y Judaísmo Unido por la Torá) y la alianza de partidos de derecha y ultraderecha, Yamina, para llevar a cabo las negociaciones como un solo bloque.

"Para construir un Gobierno de unidad, no vienes con bloques políticos y una maniobra, sino con honestidad, patriotismo, responsabilidad y seriedad", reprochó Gantz, en rueda de prensa, al primer ministro en funciones.

El jefe del Gobierno dijo que se había quedado "sorprendido y decepcionado" por la reacción, y aseguró que Gantz rechazó responder a su llamada.

El líder del partido ultraderechista laico Israel Nuestro Hogar, Avigdor Lieberman, quien podría tener la llave para desbloquear la situación , opina lo mismo: la intención de Netanyahu es "preparar a la opinión pública" para otra repetición electoral.

Además, para Lieberman, cuyo partido obtuvo 8 diputados, la "única opción" es la unidad, y no ofrecerá su apoyo a un ejecutivo de Netanyahu con los ultraortodoxos ni a Gantz, en tanto que tendría que sumar a la Lista Unida árabe.

El presidente de Israel, Reuvén Rivlin, que se ha mostrado favorable a la formación de un gobierno de unidad, comenzará el domingo la ronda de consultas con los partidos. "Escucho, fuerte y claro, las voces que piden un gobierno de unidad nacional amplio y estable", declaró ayer.

Entretanto, el 3 de octubre, Netanyahu conocerá la decisión del fiscal general del Estado en la acusación contra el primer ministro en tres casos de corrupción. Gantz descartó gobernar junto a él de ser finalmente acusado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook