Los rebeldes yemeníes hutíes anunciaron ayer una tregua con Arabia Saudí, suspendiendo el lanzamiento de proyectiles en la misma jornada en que la coalición que encabezan los saudíes bombardeó posiciones de este grupo en Al Hudeida, principal puerto en el mar Rojo. El alto el fuego llega una semana después de los ataques contra dos refinerías de la estatal saudí Aramco.

En el quinto aniversario de la toma de la capital del Yemen y la mayoría del noreste del país, los rebeldes proclamaron "un alto en los ataques a los territorios del reino de Arabia Saudí con drones y con misiles crucero y balísticos, así como cualquier otro ataque".

La coalición árabe que lidera Arabia Saudí lanzó ayer una operación contra varios "objetivos hostiles" en el norte de la estratégica Al Hudeida. Aunque la coalición árabe ha bombardeado toda la semana objetivos en Yemen, esta ofensiva supone un incremento de la presión militar en una zona sobre la que los hutíes y el Gobierno del presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, alcanzaron un acuerdo de tregua en diciembre pasado.