02 de octubre de 2019
02.10.2019
La Opinión de A Coruña

Johnson considera que la solución a la cuestión irlandesa es alejar la aduana de la frontera

El dirigente británico presenta hoy nuevas propuestas para evitar un 'Brexit' salvaje

02.10.2019 | 00:08

El primer ministro británico, Boris Johnson, tiene lista una serie de propuestas para resolver el problema irlandés, que pasan por establecer puntos de control a cinco kilómetros de la frontera entre Irlanda y el Ulster para evitar así una frontera "dura", principal escollo para cerrar un acuerdo para la salida de Reino Unido de la UE este próximo día 31.

En concreto, se habilitarían unos diez puntos a cada lado de la frontera en los que declarar mercancías. Como complemento, habría controles por GPS, inspecciones en ruta y certificados de Operador Económico Autorizado para grandes empresas, que les evitarían control alguno. Esta certificación sería demasiado cara para las pymes.

Estas y otras medidas se comunicarán, hoy, por teléfono, a los líderes comunitarios, y se enviarán mañana a Bruselas para que puedan ser estudiadas antes del Consejo Europeo de los próximos días 17 y 18, la última oportunidad de sellar una salida ordenada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook