04 de octubre de 2019
04.10.2019
La Opinión de A Coruña

Cinco muertos en el centro de París tras acuchillar un policía a varios compañeros

El agresor fue abatido a tiros en la Prefectura policial del casco histórico, clausurado con un espectacular dispositivo || El ataque se atribuye a desavenencias personales

03.10.2019 | 23:13
Despliegue de seguridad en las inmediaciones de la prefectura policial de París, en la isla de la Cité.

París y Francia entera vivieron ayer intensas horas de psicosis terrorista cuando, en torno al mediodía, un hombre armado de un cuchilló mató a cuatro personas en el cuartel general (Prefectura) de la Policía, situada en la isla de la Cité, en pleno centro histórico de la capital gala y a escasos metros de la Catedral de Notre-Dame. El agresor, que resultó ser un agente administrativo de la Prefectura, fue abatido a tiros en el patio del edificio por otro policía. Aunque anoche se desconocían aún sus motivos, la hipótesis más extendida apuntaba a desavenencias personales provocadas por un asunto sentimental. No obstante, la fiscalía de París, que ha abierto un sumario por homicido, se mantiene en contacto continuo con la fiscalía antiterrorista.

Los hechos se desencadenaron en torno a la una de la tarde cuando el agresor, armado con un cuchillo de cerámica indetectable en los controles de seguridad, apuñaló en el interior de la Prefectura, atestada de gente a esas horas, a tres policías varones y, acto seguido, en unas escaleras contiguas, a dos mujeres „una agente policial y una compañera administrativa„, una de las cuales resultó muerta. La otra quedó herida de gravedad y se encuentra fuera de peligro.

De inmediato se desplegó en la zona un espectacular dispositivo de seguridad antiterrorista. Las dos islas del centro de París fueron cerradas por completo al tráfico rodado y la estación de metro más próxima fue clausurada. El personal de la Prefectura fue evacuado.

El homicida, de unos 45 años, trabajaba desde hace más de 15 años en los servicios informáticos de la Prefectura y, según las informaciones difundidas en el día de ayer, nunca había dado síntomas de ser una persona problemática.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el ministro del Interior, Christophe Castaner, se desplazaron de inmediato a la Prefectura para expresar su solidaridad a los trabajadores, víctimas de un fuerte shock, y ser informados de los hechos sobre el terreno. Casi a la vez, fue registrada la vivienda del agresor y se procedió a la detención de su esposa para tomarle declaración.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook