07 de octubre de 2019
07.10.2019
La Opinión de A Coruña

Una abstención récord marca el triunfo del socialista Costa en los comicios de Portugal

El primer ministro se impone sin mayoría absoluta, aunque experimenta una subida || El PS gobernará con el apoyo de uno o dos grupos de izquierda

07.10.2019 | 00:03
La secretaria general adjunta del PS, Ana Catarina Mendes, celebra la victoria electoral.

La elevada abstención fue ayer la gran protagonista de las elecciones legislativas portuguesas, rondando el 47%, según los resultados provisionales con cerca del 90 por ciento de los colegios escrutados. La cifra representa casi tres puntos más que la registrada en las elecciones de hace cuatro años, donde con un 44,4% ya se había marcado un máximo sin precedentes desde las primeras elecciones democráticas del año 1976.

Los comicios confirmaron la augurada victoria del Partido Socialista (PS) del primer ministro saliente, António Costa, que experimenta una importante subida desde el 32,3% obtenido en 2015 y se queda cerca de la mayoría absoluta, establecida en 116 escaños. La formación de Costa habría obtenido en torno a un 37% de los votos, que le dejarían a solo unos pocos diputados de la cifra mágica.

Este resultado le obligaría, salvo que hubiera sorpresa en el tramo final del escrutinio, a pactar con el Bloque de Izquierda (BE, el equivalente luso de Podemos) o con la CDU, la coalición del PC portugués y los ecologistas, o incluso con los animalistas del PAN.

Durante los últimos cuatro años Costa ha gobernado con el apoyo parlamentario de los dos primeros grupos, llevando a cabo una política que ha combinado con éxito las políticas redistributivas y las exigencias de austeridad impuestas por la Unión Europea tras rescatar la economía del país. De ahí, la importante subida de Costa, pese a que hace cuatro años su experimento fue acogido con escepticismo y bautizado como "jerigonza".

Siempre según los datos oficiales facilitados al 90% del escrutinio, en segundo lugar se situó el Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha), de Rui Rio, con alrededor de un 30% de los votos. Tercero habría sido el Bloque de Izquierda (BE), con casi un 9%, por debajo de su 10,2% de 2015, seguido de los rojiverdes del CDU (5,7%, en claro retroceso respecto a su 8,25% de 2015). La caída del Bloque y los rojiverdes deja pensar que una parte del electorado de izquierda se ha inclinado por el voto útil en vista de la gestión de Costa.

En quinto lugar quedó el derechista CDS-PP (4,5%), seguido de los animalistas del PAN (2,7%), que habrían confirmado los sondeos y casi habrían duplicado su porcentaje. El mal resultado del CDS propició el anuncio de dimisión de su líder, Assunçao Cristas.

Uno de los dirigentes más relevantes del PS, Pedro Nuno Santos, ministro de Infraestructuras y considerado el potencial sucesor de Costa, calificó la victoria de "grande" y añadió que "los últimos cuatro años fueron espléndidos pero los próximos cuatro van a ser mejores". Nuno resaltó que las elecciones arrojaron una victoria clara del conjunto de las fuerzas de izquierda.

Poco antes de difundirse su victoria, el primer ministro Costa reconoció que el incremento de la abstención es "malo" para el país y subrayó la necesidad de buscar la "estabilidad" política ante el "cuadro de incertidumbres internacionales" que se avecina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook