08 de octubre de 2019
08.10.2019
La Opinión de A Coruña

Turquía se dispone a ocupar la Siria bajo control kurdo tras la retirada de EEUU

Trump abandona a sus aliados para "salir de ridículas guerras sin fin" pero amenaza con "destruir" la economía turca si cree que Erdogan "hace algo fuera de los límites"

07.10.2019 | 22:26
Un helicóptero turco sobrevuela efectivos de su país y de EEUU en el norte de Siria.

Turquía se apresta a conquistar la amplia zona del noreste de Siria ocupada por los kurdos, aunque anoche aún no se había precisado la fecha de la operación, considerada inminente. El anuncio turco, conocido la pasada semana, cobró toda verosimilitud ayer cuando el presidente de EEUU confirmó la retirada de las tropas del Pentágono de la zona y aseguró que no interferirá en la operación.

EEUU y las milicias kurdas del YPG han sido aliados en esa zona desde hace cinco años, ya que los kurdos representaron para Washington su mejor baza en la lucha para destruir el "califato islámico" proclamado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

"Es hora de que nos retiremos de estas ridículas guerras sin fin, muchas de ellas tribales, y devolvamos a nuestros soldados a casa", tuiteó Trump, quien enfatizó que las tropas del Pentágono solo deben pelear en beneficio de EEUU. "Turquía, Europa, Siria, Irán, Irak, Rusia y los kurdos tendrán que solucionar la situación, y ver qué quieren hacer con los combatientes capturados del Estado Islámico en su vecindario", dijo el mandatario, molesto por la negativa de varias naciones europeas a hacerse cargo de sus nacionales que se integraron en el EI tras viajar desde sus tierras de origen a Siria. Washington ha asegurado que no seguirá manteniendo a esos prisioneros.

No obstante, el magnate añadió poco después una seria advertencia al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. "Si Turquía hace algo que yo, en mi gran e inigualable sabiduría, considere que está fuera de los límites, destruiré y aniquilaré totalmente la economía de Turquía", escribió.

"¡Lo he hecho antes!", agregó Trump, en referencia al desplome de la lira turca, que en agosto pasado perdió un 25% de su valor después de que EEUU convirtiera la liberación del misionero Andrew Brunson, retenido en Turquía, en una causa diplomática.

El objetivo de la operación turca en el nordeste sirio es liquidar a las milicias kurdas sirias del YPG, consideradas "terroristas" por Ankara por sus vínculos con el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda activa en Turquía.

Las tropas turcas ya dominan el noroeste del país, tras la operación Escudo del Éufrates que, en 2016, expulsó a las fuerzas del EI al norte de Alepo, y tras la operación Ramo de Olivo que, en 2018, conquistó el enclave kurdo de Afrin, en el extremo noroeste.

En septiembre, tropas estadounidenses y turcas hicieron patrullas conjuntas, terrestres y aéreas, en la zona dominada por el YPG; pero el pasado día 5, Erdogan, insatisfecho con la permanencia de los kurdos en la región, calificó las patrullas, cuyo objetivo era la creación de una zona de seguridad, de "cuentos" y enterró una posible toma de control del nordeste de Siria en coordinación con fuerzas del Pentágono.

Turquía ha dado garantías a Damasco de que no pretende anexionarse la región. "Apoyamos la integridad territorial de Siria. Garantizaremos la supervivencia y seguridad de Turquía limpiando la zona de terroristas", dijo su ministro de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu. De este modo, Ankara pretende desmentir también que tenga intención de utilizar esta "franja de seguridad" para asentar en ella hasta dos millones de los 3,6 millones de refugiados sirios que acoge Turquía.

El anuncio de la inminente ofensiva ha sido duramente criticado y desaconsejado tanto por Rusia como por la UE. La ONU añadió que se "prepara para lo peor".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook