09 de octubre de 2019
09.10.2019
La Opinión de A Coruña

Miles de indígenas toman Quito contra los recortes del presidente de Ecuador

Moreno traslada el Gobierno a Guayaquil y acusa a su predecesor de golpe de Estado

08.10.2019 | 22:34
Manifestantes antigubernamentales ayer en Quito.

Las protestas que miles de ecuatorianos mantienen desde el jueves de la pasada semana contra los recortes anunciados por el presidente, Lenín Moreno, dieron ayer un salto adelante con la llegada a la capital, Quito, de miles de indígenas, que inundaron la ciudad desde distintas direcciones, como anticipo de la magna concentración anunciada para hoy, miércoles, en la que se espera que participen al menos 20.000 personas.

En respuesta, Moreno, acompañado por la cúpula militar y policial, anunció el traslado del Gobierno a Guayaquil, al tiempo que acusó a su antecesor, el izquierdista Rafael Correa, y al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de impulsar "un golpe de Estado". Moreno fue vicepresidente con Correa entre 2007 y 2013, pero tras distanciarse de él giró hacia el neoliberalismo. De hecho, los actuales recortes, que incluyen un alza de los combustibles, por supresión de subsidios, forman parte de un acuerdo con el FMI para lograr 4.000 millones de dólares de ayuda. El alza del combustible puso en pie de guerra la pasada semana a transportistas y taxistas.

"Los saqueos, el vandalismo y la violencia demuestran que hay un intento de romper el orden democrático", aseguró Moreno, quien sostuvo acto seguido que "los más violentos son individuos externos, pagados y organizados. ¿Es coincidencia que (Rafael) Correa, (Ricardo) Patiño y (Paola) Pabón hayan viajado hace unas semanas a Venezuela? Maduro, activando junto a Correa su plan de desestabilización. Ellos son quienes están detrás de este intento de golpe de Estado", acusó Moreno, antes de adelantar que no piensa dar marcha atrás en los recortes anunciados.

El Tribunal Constitucional ha dictado un fallo por el que corrige al Gobierno al reducir de 60 a 30 días el estado de excepción decretado por Moreno para hacer frente a las protestas. Entre tanto, los indígenas se internaban ayer en el casco histórico de Quito, que volvió a ser escenario de quemas de troncos de árboles y neumáticos, mientras en otros puntos del país se sucedían las protestas y los saqueos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook