11 de octubre de 2019
11.10.2019
La Opinión de A Coruña

Erdogan amenaza a la UE con otra ola de refugiados si critica su ataque a los kurdos

Trump habla de imponer sanciones a Turquía tras el vapuleo de su propio partido por retirar las tropas estadounidenses en el nordeste de Siria: "Es su mayor error"

10.10.2019 | 23:16
Columnas de humo tras un ataque turco a la ciudad de Ras al Ein, en territorio controlado por los kurdosirios.

El presidente turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan, recurrió ayer a su amenaza favorita para responder al aluvión de críticas que cosecha su ofensiva contra las milicias kurdosirias YPG, que en su segundo día causa ya decenas de miles desplazados y al menos una decena de muertos. Erdogan amenazó con "abrir las puertas" y lanzar sobre Europa otra oleada masiva de refugiados si la UE sigue criticando la intervención de Ankara en el nordeste sirio y la toma como una "invasión".

"Unión Europea, recupera el juicio. Si defines nuestra operación como una invasión, nuestro trabajo es fácil. Abrimos las puertas y te enviamos 3,6 millones de refugiados", amenazó Erdogan, sin tapujos, a la institución comunitaria.

El presidente turco acusó a Bruselas de mentir y de no haber mantenido su promesa de facilitar ayuda económica a su país, en virtud del acuerdo que cerró en 2016 con la UE y que comprometía a Ankara a controlar el flujo de refugiados hacia Europa a cambio de soporte financiero para atender a los inmigrantes en su territorio. Tras lo que no se privó de lanzar otra de sus quejas recurrentes: que la UE lleva 40 años diciéndole a Turquía que podrá entrar en el bloque.

En el plano diplomático, el presidente de EEUU, Donald Trump, amenazó a Erdogan con "más que sanciones" si su ofensiva tiene un efecto "inhumano" en los kurdos, y aseguró que "aniquilará la economía" turca si extermina a ese grupo. Trump blandió la amenaza de sanciones tras recibir un contundente vapuleo de su propio bando, el republicano, por retirar a las últimas tropas estadounidenses, que luchaban en alianza con las milicias kurdosirias. "Es el mayor error de su Presidencia", dijo el influyente senador Lindsey Graham.

Entre tanto, los países que se sientan en el Consejo de Seguridad de la ONU evidenciaron su división ante la ofensiva turca en una reunión de urgencia en la que no pudieron consensuar ningún mensaje en respuesta a la operación de Ankara, abiertamente criticada ya por varias capitales europeas y que ha merecido el rechazo tajante de enemigos irreconciliables como Irán e Israel.

La operación, bautizada como Fuente de paz, arrojó ayer las primeras cifras. Erdogan anunció la muerte de al menos 109 guerrilleros kurdosirios, primero con un bombardeo y, después, con una incursión terrestre, y la toma de 11 localidades dentro de su plan de penetrar 30 kilómetros en territorio sirio a lo largo de la frontera común. Las milicias kurdas respondieron con el lanzamiento de obuses y cohetes que causaron, según fuentes turcas, seis muertos civiles.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres, cifró ayer en 60.000 el número de civiles desplazados en las poblaciones fronterizas bajo autoridad kurda. Turquía aspira a crear una "zona de seguridad" en la que reasentar a dos millones de los 3,6 millones de refugiados que alberga como resultado de la guerra en Siria. Este conflicto ha causado el mayor número de desplazados en el mundo, con 5,6 millones de sirios huidos del país.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook