15 de octubre de 2019
15.10.2019
La Opinión de A Coruña

Johnson pone en boca de Isabel II su voluntad de ejecutar el 'Brexit' el día 31

El líder de la oposición tacha de "farsa" el discurso de la Reina || Bruselas advierte de que aún se necesita "más tiempo" para alcanzar un acuerdo sobre el divorcio

14.10.2019 | 19:07
Isabel II durante la lectura del discurso gubernamental que abre la nueva sesión del Parlamento.

El primer ministro británico, Boris Johnson, se sirvió ayer de Isabel II para reiterar que la prioridad de su Gobierno es la salida de la UE el próximo día 31, fecha en la que expira la prórroga en curso del Brexit. La reina pronunció ayer su tradicional discurso de apertura de la nueva sesión del Parlamento, que expone la agenda ejecutiva del Gobierno y es redactado por este.

La alocución gubernamental leída por la soberana fue calificada de "farsa" por el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, quien criticó a Johnson por organizar el acto de apertura del nuevo periodo de sesiones a sabiendas de que "no podrá cumplir" su programa por carecer de mayoría parlamentaria. Los conservadores perdieron la mayoría a principios de septiembre tras la defección de una veintena de sus diputados, que pasaron a votar con la oposición.

La Cámara de los Comunes debatirá ahora durante un máximo de seis días y finalmente votará la agenda gubernamental, sin que se descarte en absoluto la posibilidad de que sea derrotada. Si esto ocurriera, Johnson podría dimitir o la oposición podría presentar una moción de censura, entre otras opciones, lo que eventualmente desembocaría en unas elecciones generales anticipadas.

Junto a esta votación, el punto clave de la semana es la reunión del Consejo Europeo de los próximos jueves 17 y viernes 18, en la que Johnson y los mandatarios de los 27 tratarán de alcanzar un acuerdo de salida. Tras el Consejo, Johnson deberá presentarse ante el Parlamento el sábado, día 19. La Cámara le obligará a aplicar la ley Benn, que, si no hay acuerdo, le conmina a pedir una nueva prórroga, a lo que el premier se niega.

Las negociaciones bilaterales avanzaron a lo largo de un fin de semana muy intenso, pero, según fuentes comunitarias, están aún lejos de llegar a buen puerto. La Comisión Europea advirtió ayer de que todavía se necesita "más tiempo" para un acuerdo. "¿Cómo terminará todo esto? Bueno, en un par de días veremos, no lo sé", declaró la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström. La Comisión aseguró el domingo que queda "mucho trabajo por hacer", pero calificó de "constructiva" la discusión.

El ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney, confió en que Londres y Bruselas puedan avanzar en su diálogo, pero pidió "ser cautelosos" sobre la posibilidad de sellar un acuerdo esta misma semana que garantice un Brexit ordenado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook