21 de octubre de 2019
21.10.2019
La Opinión de A Coruña

Johnson activa cambios legislativos para consumar el 'Brexit' el 31 de octubre

Los países europeos mantienen el proceso de validación del acuerdo a la espera de lo que ocurra en el Parlamento británico en los próximos días

20.10.2019 | 23:23
Oliver Letwin, el antiguo diputado conservador promotor de la iniciativa que obligó a Johnson a posponer la votación del acuerdo de ruptura.

El primer ministro británico, Boris Johnson, mantiene su propósito de consumar el Brexit el 31 de octubre pese a la congelación del acuerdo de ruptura con la Unión Europea (UE) al suspender su votación en la Cámara de los Comunes. Johnson confía en llevar de inmediato al Parlamento la legislación que desarrolla dicho acuerdo y, pese a la precariedad de sus apoyos, aprobarla en los diez días que restan hasta la fecha. Ello haría inútil la prórroga que se vio forzado a solicitar a la UE para cumplir con la ley que le obligaba a pedir un aplazamiento si el acuerdo no recibía el respaldo de la Cámara antes de la medianoche del sábado pasado.

La contrariedad de Johnson queda patente en las dos cartas que remitió al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Con una, en la que no estampó su firma, solicita la prórroga en cumplimiento de la llamada Ley Benn, aprobada semanas atrás para impedir que Gran Bretaña salga de la UE sin acuerdo. En la segunda, expone su rechazo a la prórroga ahora impuesta por el Parlamento por considerar que "dañaría" tanto los intereses comunitarios como los de Reino Unido. Por ello anticipa a Tusk que su Gobierno "seguirá adelante con la ratificación e introducirá lo necesario en la legislación a principios de la próxima semana (por esta). Sigo convencido de que completaremos el proceso el 31 de octubre". Esa es ahora la consigna del Ejecutivo, que ayer reiteraban algunos de sus miembros. "Sabemos que la UE quiere que nos marchemos, sabemos que tenemos un acuerdo que nos permite marcharnos. Nos vamos a marchar el 31 de octubre. Tenemos los medios y la capacidad para hacerlo", afirmaba el segundo del Gobierno, Michael Gove.

Los diez días disponibles parecen, a priori, un plazo demasiado corto para cerrar el frente abierto por la iniciativa del antiguo diputado conservador, ahora independiente, Oliver Letwin, de congelar la votación sobre el acuerdo alcanzado por Johnson con la UE hasta no disponer de la legislación que lo desarrolla, con el objetivo de evitar que un eventual rechazo parlamentario de dicho acuerdo derive en un salida abrupta de la UE.

Tras recibir la carta del primer ministro británico, Tusk anunció que iniciará consultas con los gobiernos de los países miembros para dar respuesta a Johnson. La UE está abierta a una prórroga para evitar el peor escenario de una separación traumática, pero las capitales ya dejaron claro que si aceptan retrasar de nuevo el Brexit debe ser por razones de fuerza mayor, como un cambio político drástico en Gran Bretaña, derivado de la convocatoria de nuevas elecciones o de un segundo referéndum.

Los embajadores de los países de la UE acordaron continuar con el proceso de aprobación del acuerdo del Brexit, a la espera de lo que suceda en el Parlamento en los próximos días. "Los embajadores han tomado nota de las últimas evoluciones, incluyendo la recepción de la carta solicitando una extensión", según fuentes europeas. En la reunión de embajadores se pactó seguir adelante por "procedimiento escrito" con los pasos que precisan los países para validar el acuerdo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook