El speaker (presidente) más popular que ha tenido la Cámara de los Comunes, John Bercow, se despidió ayer de sus funciones con la voz quebrada por la emoción y sin tener que pronunciar su conocida llamada al orden „ order, order!„, a la que tantas veces ha recurrido, con timbre ronco, para calmar los debates del Brexit.

La dimisión de Bercow, de 56 años, tras una década en el cargo, fue fijada cuando se pensaba que ayer sería la fecha de salida de la UE, aplazada al 31 de enero. Bercow fue ayer ampliamente elogiado, aunque desde filas conservadoras se le ha acusado de favorecer a los detractores del Brexit.