El Gobierno de Hungría, encabezado por el primer ministro ultranacionalista Viktor Orban, ha renunciado definitivamente a su plan para separar los tribunales de lo contencioso administrativo del marco judicial general, después de las dudas expresadas tanto por la Comisión Europea como por el Consejo de Europa.