Decenas de miles de opositores salieron ayer a las calles de Islamabad, la capital paquistaní, y dieron un ultimátum de dos días al primer ministro, Imran Jan, para que dimita. Los manifestantes acusan a Jan de ganar fraudulentamente las elecciones.