El líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, rebajó ayer el tono de sus anteriores amenazas al primer ministro, Boris Johnson, y anunció que su formación no presentará candidatos en los 317 escaños ganados por los conservadores en 2017, lo que incrementa las posibilidades de una victoria tory. Farage adelantó que concentrará sus esfuerzos en las circunscripciones que el Partido Laborista, primero de la oposición, conquistó en 2017. Días atrás, Farage propuso una alianza a Johnson y lo amenazó con presentarse en todas las circunscripciones si el primer ministro, como así hizo, la rechazaba.