Israel mató ayer a un comandante del grupo islamista palestino Yihad Islámica en un inusual ataque selectivo en la franja de Gaza, al que los milicianos respondieron con decenas de cohetes contra ciudades israelíes, incluida Tel Aviv. Los disparos fueron, a su vez, replicados con bombardeos de objetivos de la Yihad. En paralelo, Israel también hirió a un jefe militar del grupo en un ataque a su vivienda en Damasco.