El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dio ayer marcha atrás sobre sus acusaciones de "intento de golpe de Estado" judicial y adelantó que aceptará la sentencia en el juicio por corrupción al que será sometido. "Aceptaremos la decisión del tribunal, no hay duda de eso", apostilló.