23 de noviembre de 2019
23.11.2019
La Opinión de A Coruña

Trump se resigna a un juicio político en el Senado y ya solo pretende que sea rápido

El exconsejero John Bolton anuncia revelaciones cruciales después de una semana funesta para el presidente: "Para conocer los entresijos de todo esto, estén atentos"

22.11.2019 | 23:23
Trump se resigna a un juicio político en el Senado y ya solo pretende que sea rápido

Con las comparecencias televisadas de testigos en la Cámara de Representantes muy avanzadas, el presidente de EEUU, Donald Trump, parece resignado a un inevitable juicio político de destitución ( impeachment). Así lo dio a conocer ayer la Casa Blanca tras una reunión privada entre seis senadores republicanos y altos cargos de la administración, de la que informó The Washington Post.

El desfile de testigos de los últimos días ha dado la mayor solidez a las acusaciones contra Trump de haber presionado a Ucrania para que investigase posibles actuaciones irregulares del exvicepresidente demócrata Joe Biden en el país. El instrumento de presión fueron 390 millones de dólares de ayuda militar y una visita a la Casa Blanca, lo que los demócratas ven un caso claro de intento de soborno a una potencia extranjera para influir en las presidenciales de 2020, en las que Biden es el principal precandidato opositor.

Trump y sus asesores están deseando que los Representantes, controlados por los demócratas, voten cuanto antes la apertura del juicio político, que se celebraría en el Senado, donde los republicanos tienen mayoría. Convencida de que sólo en el Senado Trump recibiría la "justicia" que a su entender le niegan los Representantes, la Casa Blanca tan sólo espera que el juicio sea "rápido", no más de dos semanas, para "generar daños" a la imagen del presidente. También esperan que se pueda citar al propio Biden como testigo, así como al informante anónimo que denunció la conversación telefónica, del pasado 25 de julio, en la que Trump ejerció, hasta donde se sabe, sus más directas presiones sobre el presidente ucraniano, Volodomir Zelenski.

En todo caso, se da por descontado que el impeachment no saldría adelante, ya que exige el voto favorable de 66 de los cien senadores y, de momento, el bloque de los 53 senadores republicanos no parece mostrar fisuras.

Uno de los testigos que los demócratas llevan tiempo queriendo citar, sin éxito, es el exconsejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca John Bolton, despedido en septiembre por Trump. Bolton, cuya cuenta en Twitter había sido congelada tras su ceses, reapareció ayer prometiendo revelaciones: "Para conocer los entresijos de todo esto, estén atentos", escribió.

Trump también hizo ayer su aportación a la jornada con unas declaraciones sobre Hong Kong: "Si no fuera por mí, miles de personas habrían muerto" en la excolonia británica, dijo a la cadena Fox. Y se explicó: China "tiene un millón de soldados parados fuera de Hong Kong que no van a entrar solo porque yo les pido que, por favor, no lo hagan".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook