27 de noviembre de 2019
27.11.2019
La Opinión de A Coruña

Una operación con creciente rechazo local

26.11.2019 | 23:50
Una operación con creciente rechazo local

La presencia de soldados franceses en Mali desde 2013 genera una creciente división tanto en la clase política local como entre la población del país , cuya economía se degrada a la par que su seguridad. Cada vez son más los malienses que ponen en duda la utilidad de las tropas galas, ya que la violencia yihadista no da signos de remitir y su principal víctima es la población local.

El pasado día 15, la capital, Bamako, fue escenario de una nutrida manifestación en la que, entre cánticos antifranceses, se reclamaron mayores fondos y equipamientos para las Fuerzas Armadas locales. La acusación más extendida es que Francia permite que grupos de tuaregs controlen amplias comarcas del nordeste del país, ajenas a la autoridad del Gobierno. Según estas críticas, son los tuaregs quienes dejan el campo libre a los yihadistas. El principal portavoz del malestar está siendo el cantante Salif Keita, quien la víspera de la citada manifestación lanzó una dura andanada: "No hay yihadistas en el norte, es Francia la que paga a esta gente para que mate a nuestros hermanos". Días después, Keita regresó al país acompañado por una caravana desde el aeropuerto hasta su domicilio entre vítores de "auténtico hijo de Mali".

Observadores sobre el terreno citados por Efe apuntan que las acusaciones, desmentidas por las autoridades, reflejan una opinión muy extendida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook