El polaco Donald Tusk, hasta mañana todavía oficialmente presidente del Consejo Europeo, se despidió ayer del cargo en Bruselas con el traspaso de poderes a su sucesor, el belga Charles Michel (izquierda). Michel, que jurará su cargo mañana, anunció un "estilo propio" y "más cauto" que el contundente Tusk.