13 de diciembre de 2019
13.12.2019
La Opinión de A Coruña
Las elecciones del 'Brexit'

Johnson consigue una mayoría absoluta amplia, según las primeras estimaciones

Los conservadores casi doblarían a los laboristas (368/191) y tendrían los escaños necesarios para refrendar el Acuerdo de Salida negociado con el Consejo Europeo

13.12.2019 | 00:21
Johnson abandona el colegio electoral con su perro, 'Dilyn', en brazos.

El líder conservador británico y premier saliente, Boris Johnson, habría obtenido una amplia mayoría absoluta „368 de los 650 escaños en disputa, con una subida de 51 diputados„ en las elecciones generales británicas celebradas ayer. Ese fue el resultado adelantado anoche por la encuesta a pie de urna elaborada para la BBC y otros dos canales televisivos británicos, que sitúa a los laboristas con tan sólo 191 escaños, una pérdida de 71 escaños sobre aquellos 262 de 2017.

Los nacionalistas escoceses del SNP serían la tercera fuerza política con 55 de los 59 escaños en disputa en Escocia, y un incremento de 20. Los liberales demócratas se quedarían en 13 (+1), los nacionalistas galeses en 3 (-1) y Los Verdes mantendrían su único escaño. Como se preveía, el Partido del Brexit de Nigel Farage estaría excluido del Parlamento.

De confirmarse estos pronósticos „los resultados definitivos no se esperan hasta esta misma mañana„, Johnson no tendría ninguna dificultad para conseguir que la Cámara de los Comunes refrendase el Acuerdo de Salida de la UE, que prevé el divorcio comunitario para el 31 de enero. La euforia reinaba anoche en las filas de los conservadores, ya que esta encuesta ha venido ofreciendo resultados bastante acertados en las últimas convocatorias electorales.

El último sondeo difundido ayer mismo con los colegios todavía abiertos „la ley británica lo permite„ daba la victoria a los conservadores con un 44% frente a un 33% de los laboristas, pero ponía de manifiesto que, hasta el último momento, un 25% de los votantes se manifestaba como indeciso y dispuesto a cambiar todavía el sentido de su voto.

Si, en efecto, Johnson sigue siendo el primer ministro británico, tendrá por delante la ardua tarea de pactar la relación bilateral futura con la UE, para lo que Londres y Bruselas tienen hasta el final del periodo de transición, que vencería en diciembre próximo.

Pero, además, hay otra larga lista de tareas. La primera es colmatar la brecha que separa a los ciudadanos de su clase política. La desconfianza en los electos se ha visto agravada por las dificultades para llevar a la práctica un Brexit aprobado en referéndum en junio de 2016 y a cuyo túnel aun no se le ve una salida clara.

Johnson deberá poner en marcha medidas educativas, sanitarias y sociales que reviertan la asfixia generada por una década de austeridad, agravada por los efectos económicos negativos de las incertidumbres desatadas por el Brexit. De ahí que hasta él, un neoliberal sin complejos, haya prometido un aumento del gasto público.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook