El demócrata centrista Pete Buttigieg y el socialista Bernie Sanders se encontraban anoche en situación de empate técnico en los caucus de Iowa, con el 99% de los colegios electorales escrutados. De los 41 delegados en juego para la convención demócrata de julio, Buttigieg ha obtenido 13, por 12 de Sanders, 8 de la senadora izquierdista Elizabeth Warren, 6 del exvicepresidente Joe Biden, el gran derrotado de la primera cita de las primarias, y uno de la senadora Amy Klobuchar. Sin embargo, quedaba aún un último delegado por atribuir, con lo que el resultado final podría ser de empate a delegados.

El cálculo de delegados a la convención se hace sobre la base del número de delegados estatales conseguidos. Ahí Buttigieg se impuso a Sanders por un escuálido 26,2% a 26,1%, porcentajes que corresponden a los 564 representantes estatales del centrista y los 562 del socialista. Serán estos delegados denominados equivalentes, que tienen su voto comprometido, los que a su vez elijan en marzo a los que se enviarán a la gran convención de julio. Así las cosas, en voto ciudadano fue Sanders quien se impuso, con 45.826 sufragios (26,6%), frente a los 43.195 (25%) de Buttigieg.

Con unos márgenes tan estrechos, la prensa estadounidense ha optado por no dar a ninguno de los candidatos por vencedor de la cita. Máxime cuando el presidente del Partido Demócrata, Tom Perez, ordenó el jueves repetir el recuento ante las reiteradas denuncias de incongruencias. La próxima cita será este martes en Nuevo Hampshire.