Una gran multitud se concentró ayer en Teherán y otras ciudades de Irán para conmemorar el cuadragésimo primer aniversario del triunfo de la Revolución Islámica, que derrocó al sah Mohamed Reza Pahlevi, entonces el gran aliado de Washington en la región. Los manifestantes gritaron consignas contra EEUU, Israel y el "plan Trump" para Palestina, afín a los intereses del Estado hebreo.

Muchos congregados mostraron pancartas con la caricatura de Trump, con fotografías del padre de la Revolución, el ayatolá Jomeini, y del actual guía supremo del país, el ayatolá Jamenei. También había carteles con la leyenda Resistiremos siempre.

La conmemoración se produce en un momento delicado para Irán, por las sanciones impuestas por Washington y por la batalla que libra el Estado persa, de mayoría chií, con las monarquías sunís del Golfo. En las últimas semanas la tensión bilateral creció después de que EEUU asesinara al más relevante general iraní, Qasim Soleimani.