La Asamblea Legislativa de El Salvador condenó ayer el "intento de golpe" de Estado encabezado por el presidente Nayib Bukele, quien irrumpió en este órgano el domingo con militares y policías provistos de fusiles de asalto.

"Por supuesto que hubo un intento de golpe de Estado, intento de disolver la Asamblea Legislativa", dijo el presidente del órgano Mario Ponce que hizo pública la condena en nombre de los 84 diputados al salir de una reunión privada con los líderes de cada partido político.

"La Asamblea Legislativa de la República de El Salvador, por unanimidad, rechaza y condena enérgicamente la invasión de que fuera víctima el domingo 9 de febrero", añadió. Ponce pidió al fiscal general Raúl Melara, que investigue lo ocurrido y criticó su actuación calificándola de "pasiva". El Congreso solicitó a la ONU y la OEA "activar los mecanismos necesarios que permitan dar seguimiento a la crisis institucional generada por el Ejecutivo".