13 de febrero de 2020
13.02.2020

El triunfo en Nuevo Hampshire refuerza a Sanders como el referente demócrata

El senador se impone en votos pero cosecha tantos delegados como un alcista Buttigieg

13.02.2020 | 00:11
Sanders es aclamado por sus seguidores en Nuevo Hampshire.

Las primarias demócratas disputadas el martes en el estado de Nuevo Hampshire, las segundas del gran carrusel, han confirmado la gran fortaleza de dos candidatos, el socialista Bernie Sanders, de 78 años, y el centrista Pete Buttigieg, de 38. Con el 98% de los colegios escrutados, Sanders se impuso en votos (25,7%) a Buttigieg (24,4%), aunque ambos quedaron empatados a nueve delegados para la convención presidencial de julio.

El voto centrista fue, en realidad el gran ganador de la cita, ya que la tercera clasificada, toda una sorpresa, fue la senadora por Minesota, Amy Klobuchar, quien con el 19,8% de los votos, se alzó con los seis delegados restantes. Buttigieg y Klobuchar se encargaron de volatilizar las esperanzas del exvicepresidente Biden de remontar sus pobres resultados en los caucus de Iowa. Biden fue quinto (8,4%), por detrás incluso de la senadora izquierdista Elizabeth Warren (9,2%).

La senadora fue, junto a Biden, la gran derrotada de la cita de Nuevo Hampshire, aunque al igual que el "segundo" de Obama mantiene aún sus esperanzas de remontar y, como él, tiene puestos sus ojos en las 16 elecciones simultáneas que se celebrarán el 3 de marzo, el llamado Supermartes. Ese día entrará además en juego el magnate Michael Bloomberg, que ya ha invertido sumas astronómicas en anuncios en esas plazas y que dispone de la mejor maquinaria de recogida de big data de todos los aspirantes, gracias a la infraestructura de su agencia de noticias económicas y financieras.

Tras los caucus de Iowa y las primarias de Nuevo Hampshire, la clasificación de candidatos está encabezada por Buttigieg, con 23 delegados, seguido de Sanders (21), Warren (8), Klobuchar (7) y Biden (6). Sin embargo, la carrera está solo en el aperitivo, ya que el Supermartes se repartirán 1.357 delegados, y la cifra mágica para obtener la nominación en primera votación en la convención de julio es de 1.990. Entre Iowa y Nuevo Hampshire sólo se han elegido 65, aunque estas dos primeras elecciones tienen gran importancia no sólo desde el punto de visto psicológico, sino también desde el de la recaudación y la cobertura mediática de cada aspirante.

La victoria de Sanders es importante porque parece demostrar que los izquierdistas le prefieren a Warren y porque lo muestra en plena forma, a sus 78 años y pese a haber sufrido un ataque cardiaco el pasado verano. Con todo, su triunfo raspado del martes queda muy lejos de la rotunda victoria que obtuvo hace cuatro años en ese mismo estado frente a Hillary Clinton. Entonces, Sanders sacó veinte puntos a quien a la postre fue la candidata presidencial demócrata que se enfrentó, sin éxito, al republicano Donald Trump.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook