17 de febrero de 2020
17.02.2020

El 5G enfrenta a EEUU y a Europa

Estados Unidos pide a la Unión Europea que no abra la puerta a la tecnología del gigante chino Huawei por la amenaza de espionaje

16.02.2020 | 23:40
La portavoz de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi.

La Conferencia de Seguridad de Múnich cerró ayer con la escenificación de las crecientes diferencias entre Estados Unidos y la Unión Europea, dos aliados tradicionales que ven cómo sus intereses internacionales divergen cada vez más.

El foro, fundado en la década de los 60 del siglo pasado como un punto de encuentro transatlántico donde europeos y estadounidenses alineasen posturas, mostró en su actual edición cómo las visiones sobre el tablero internacional de Washington y las principales capitales comunitarias toman caminos diferentes. Tanto las críticas abiertas al unilateralismo de la Administración Trump por parte del presidente federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, como la propuesta del presidente de Francia, Emmanuel Macron, de que la UE se independice militarmente de Estados Unidos así lo demuestran.

El más alto representante del Gobierno estadounidense en Múnich, el secretario de Estado Mike Pompeo, prefirió hacer oídos sordos a las críticas de sus aliados europeos y dibujó en su lugar un discurso triunfalista: "Ganaremos y lo haremos juntos", dijo.

El paulatino repliegue estadounidense del tablero internacional y sus tendencias proteccionistas hacen que China aparezca cada vez más como una alternativa económica y como una potencia militar ascendente. La tecnología 5G procedente del gigante asiático, con la empresa china Huawei como principal caballo de batalla, está ganando defensores en el viejo continente.

Tanto Pompeo como la presidenta del Congreso de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, se mostraron unidos al respecto: la Unión Europea no debería adquirir tecnología china por ser un instrumento de espionaje de la potencia ascendente.

Esa posición unificada es interpretado por algunos medios alemanes como una muestra de que Estados Unidos está seriamente preocupado por la creciente influencia china en Europa.

Los representantes de EEUU incluso llegaron a advertir de que la adopción por parte de Europa de la tecnología china podría comprometer la OTAN.

Pero esas amenazas no parecen tener, de momento, gran impacto en los principales centros de poder de la UE: la canciller alemana Angela Merkel defiende que la empresa china no sea excluida de la UE, mientras Londres y París apuestan por imponer duras condiciones a la adopción de tecnología de Huawei, pero se niegan a excluirla al 100% del mercado europeo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook