El exvicepresidente Joe Biden recibió ayer el respaldo formal de la senadora Kamala Harris, la que fuera aspirante a la candidatura presidencial demócrata, quien se suma así a la ola de apoyos de otros antiguos rivales moderados frente al ala más izquierdista del partido, representada por el senador Bernie Sanders. "Nadie está mejor preparado que Joe para dirigir a nuestra nación en estos tiempos turbulentos, y restaurar la verdad, el honor y la decencia en el Despacho Oval. Es amable (...) y realmente escucha al pueblo estadounidense", dijo Harris en un comunicado.

Tras la retirada de Harris, en diciembre pasado, el propio Biden especuló con la posibilidad de que sea su compañera de fórmula en la candidatura presidencial. "Es sólida. Puede llegar a ser presidenta. Puede ser vicepresidenta. Puede ir al Tribunal Supremo. Puede ser fiscal general. Tiene una capacidad enorme", manifestó el aspirante.

Harris se une a la también senadora Amy Klobuchar, el exalcalde de South Bend (Indiana), Pete Buttigieg, y el exlegislador por Texas, Beto O'Rourke, quienes anunciaron su apoyo al exvicepresidente. Biden recupera así la condición de favorito tras su contundente victoria en el supermartes, jornada en la que se celebraron primarias en 14 estados, y aglutina el sector centrista del Partido Demócrata con el objetivo de batir al actual presidente, el republicano Donald Trump. Asimismo, el multimillonario ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg expresó su respaldo explícito poco después de anunciar su retirada ante una decepcionante actuación pese a su enorme gasto de campaña. De este modo, la lucha en las primarias demócratas es cosa de dos: Biden y el senador Bernie Sanders, quien defiende una ambiciosa agenda sanidad y educación pública universal.

Sanders se llevó el martes California, el estado más poblado de Estados Unidos, mientras que Biden ganó la otra gran fuente de votos, Texas, pero con un margen más reducido.

Queda la incógnita de la senadora Elizabeth Warren, cercana a Sanders en sus propuestas progresistas. Warren se retiró esta semana y aseguró que se tomaría "un tiempo" antes de decidir sobre posibles respaldos.

La siguiente batalla de los aspirantes demócratas tendrá lugar mañana cuando se celebrarán primarias en seis estados más: Idaho, Michigan, Misisipi, Misuri, Dakota del Norte y Washington, en los que se decidirán 352 delegados más.

Biden lidera por el momento el recuento de delegados con 664 frente a los 573 de Sanders. Para obtener la nominación final en la convención demócrata de julio de Milwaukee son necesarios 1.991 delegados.