El exvicepresidente de EEUU Joe Biden parece dispuesto a redondear su triunfante jornada de primarias del pasado martes con una victoria en el estado de Washington, territorio donde el escrutinio va muy retrasado y donde su rival, Bernie Sanders, le adelantaba levemente hasta ahora. El martes Biden se impuso en Michigan, Misuri, Misisipi y Carolina del Norte, mientras que Sanders solo se llevó Dakota del Norte.

Con el 78% de los votos escrutados, Biden obtiene el 35,1% de los sufragios del estado de Washington, mientras que Sanders ha conseguido el 33,7%. Del total de 89 delegados que reparte Washington, solo 17 han sido atribuidos por ahora a cada uno de los dos candidatos, los únicos que siguen vivos en el carrusel de las primarias demócratas.

En el cómputo provisional de delegados, Biden suma ya 864 frente a los 711 de Sanders. Esta diferencia será muy difícil de compensar pese a que quedan por atribuir en futuras citas más de la mitad de los 3.979 delegados en juego. Sin embargo, el sistema proporcional que se aplica y las buenas perspectivas de Biden auguran una derrota final de Sanders.