El exvicepresidente de Estados Unidos Joe Biden, favorito de las primarias demócratas, se enfrenta hoy a un martes de importantes elecciones que deberán servirle para ampliar la brecha que ya le separa de su rival, Bernie Sanders. Con 1.805 delegados asignados „se disputan 3.979„, Biden encabeza el recuento por 894 a 743.

Las encuestas dan favorito al centrista en las cuatro citas del día, que reparten un total de 577 delegados: Arizona (67), Florida (219), Illinois (155) y Ohio (136). En Florida, una de las grandes joyas en disputa y la indiscutible reina del día, Biden lleva un 42,8% de ventaja en el promedio de encuestas RCP. También es enorme su distancia en Illinois „el estado donde se alza Chicago (+29,5%)„ y en Arizona (21,7%). En Ohio, para el que no se dispone de promedios fiables, la última encuesta daba al centrista un 22% de ventaja.

Biden y Sanders se enfrentaron el domingo por la noche en un cara a cara en Washington dominado por la pandemia. El debate, celebrado sin público, reveló serias diferencias en sus propuestas para abordar la crisis. Sanders aprovechó para resaltar la fragilidad de las políticas sociales en Estados Unidos y preconizar la implantación de una sanidad médica universal para hacer frente a la actual crisis sanitaria.

Biden, por el contrario, aseguró que la población de Estados Unidos "quiere respuestas, y no una revolución" y negó que la pandemia pueda solucionarse con un cambio en la política tributaria o en el modelo sanitario. Por lo que sí abogó fue por recurrir al Ejército para hacer frente a las emergencias.

El centrista aprovechó el debate para anunciar que nombrará a una mujer como candidata a vicepresidenta si resulta elegido para enfrentarse a Donald Trump en las elecciones de noviembre. De inmediato se desataron las elucubraciones sobre quién podría ser la candidata.

Los moderadores preguntaron de inmediato a Sanders si él nombraría a una mujer como compañera de fórmula, ante lo que el senador por Vermont evitó comprometerse y se limitó a decir: "Con toda probabilidad, lo haré". El candidato izquierdista añadió que lo importante no es que sea una mujer sino "una mujer progresista".