El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró ayer que los cargos penales presentados por Estados Unidos por narcotráfico contra él y altos cargos de su Gobierno son una "locura, vulgares y miserables", y advirtió a las autoridades de Washington de que están "dispuestos a combatirlos en todos los terrenos".

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció el jueves la imputación de Maduro, así como de otros miembros de su Gobierno, por "narcoterrorismo" y ofreció una recompensa de 15 millones de dólares a quien pueda ofrecer información que permita su detención.

De acuerdo con la Justicia estadounidense, este "cártel de funcionarios chavistas", junto con la disuelta guerrilla de las FARC, conseguía cocaína en Colombia y la distribuían desde Venezuela con el fin de "inundar" Estados Unidos de droga.

Maduro defendió la labor de los miembros de su Gobierno señalados por Estados Unidos y mostró su malestar por las "vulgaridades" que lanzó el fiscal general estadounidense, William Barr. "Como unos cowboys racistas del siglo XIX le ponen precio a la cabeza de unos revolucionarios que estamos dispuestos a combatirlos en todos los terrenos y a seguir venciendo", denunció el presidente tras abordar la situación que vive el país en relación a la crisis sanitaria global derivada de la pandemia de coronavirus.

Los socios de Trump

"Eres un miserable, Donald Trump", apuntó el presidente venezolano, quien también se refirió a cómo, a su juicio, el presidente de Estados Unidos se desenvuelve en el terreno de las relaciones internacionales. "No sólo actúa como un cowboy racista y supremacista, sino también como un extorsionador de las mafias neoyorquinas que él dirigió como jefe de empresas inmobiliarias. La riqueza de Donald Trump la obtuvo de las extorsiones, de las guerras mafiosas contra las pandillas de Nueva York. Estados Unidos sabe eso", dijo.

Maduro explicó que "si alguien sale dañado de esta acción de Estados Unidos es el propio Donald Trump", pues en cuanto a su Gobierno, ellos tienen "la moral intacta". "Venezuela tiene el récord de combate contra el narcotráfico en los últimos 15 años, cuando echamos a la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) de aquí. Ayer le tumbamos un avión al narcotráfico colombiano", aseguró el presidente venezolano.

"Cuando se meta un avión del narcotráfico, con la ley en la mano, y cumpliendo los protocolos, plomo a discreción", advirtió el dirigente venezolano, quien a su vez señaló que dónde se ha conformado un "narcoestado" ha sido en Colombia, "los socios de Donald Trump".

"Nuestra vida ha sido la de la lucha social, mi vida ha sido la lucha diaria en el movimiento popular y sindical. Si algo he cultivado ha sido la honestidad de un revolucionario", defendió.

En relación a los vínculos con las ya extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Maduro recordó a Trump el papel que el Gobierno de Venezuela desempeñó durante las negociaciones de paz que la guerrilla llevo a cambo con el Estado colombiano.

"En Venezuela, y desde Venezuela, con el comandante Hugo Chávez, y luego como presidente, construimos junto a Colombia y las FARC los acuerdos de paz, reconocidos públicamente en todos los documentos oficiales, por la Organización de Naciones Unidas y por el Consejo de Seguridad de la ONU", apuntó. "Nos van a acusar de terroristas, los terroristas del mundo. Los que bombardean y matan pueblos", culminó.

Estados Unidos ha dictado numerosas sanciones contra Maduro y altos cargos venezolanos, entre ellos el presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello, y el vicepresidente económico, Tareck El Aissami, por narcotráfico, corrupción y violaciones de los Derechos Humanos, pero los cargos penales suponen un salto cualitativo en su ofensiva para lograr elecciones "libres" en la nación caribeña.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), por su parte, cerró ayer filas en torno al presidente del país, Nicolás Maduro, después de que este fuera imputado por Estados Unidos.

El encargado de salir a dar la cara por el mandatario en nombre del alto mando militar fue el comandante estratégico operacional de FANB, Remigio Ceballos, quien aseguró que el estamento militar "rechaza las extravagantes y extremistas acusaciones de los Estados Unidos.