15 de abril de 2020
15.04.2020
La Opinión de A Coruña
Ucrania

Un incendio de 10 días ya extinguido afecta a Chernóbil

Después de una semana y media el fuego ha sido controlado, según confirman las autoridades

15.04.2020 | 08:26
Zona de exclusión de Chernóbil.

El incendio que se declaró hace más de diez días en la zona de exclusión de Chernóbil y que se aproximaba peligrosamente a la planta nuclear ya ha sido extinguido, según informó hoy el servicio estatal para situaciones de emergencia de Ucrania.

Así se lo hizo saber el jefe de esa agencia estatal, Nikolái Chechetkin, al presidente, Vladímir Zelenski, quien le había exigido esta mañana que la sociedad quería "saber la verdad".

Quedan las brasas

"A la pregunta del presidente sobre cuándo se sofocará el incendio en la zona de exclusión, Chechetkin respondió que ya no hay fuego", informó la Presidencia ucraniana en un comunicado.

Chechetkin agregó que, eso sí, los equipos de bomberos necesitarán varios días para extinguir totalmente las brasas después de que el fuego consumiera decenas de hectáreas de bosque.

Estimó en 500 toneladas el agua vertida sobre el fuego por los hidroaviones y helicópteros, y destacó que los bomberos impidieron que el incendio se acercara al sarcófago que cubre el averiado cuarto reactor de la histórica central, los depósitos con residuos radiactivos y los arsenales militares que hay también en la zona.

"Ayudó mucho la lluvia", precisó Yegor Frisov, jefe del departamento de inspección ecológica, quien agregó que los niveles de radiación están dentro de la norma.

Esto mismo ya ha sido confirmado por las autoridades de Kiev y los gobiernos vecinos de Rusia, Bielorrusia y Polonia.

Sin riesgo

Las autoridades ucranianas habían negado esta mañana que el incendio declarado el 4 de abril representara una amenaza para la central atómica o los residuos nucleares.

"Consideramos que no hay amenaza ni para el sarcófago (sobre el averiado cuarto reactor) ni para la infraestructura vital", dijo Yekaterina Pávlova, jefa de la agencia estatal que gestiona la zona de exclusión, a la televisión local.

En cuanto a los depósitos de residuos radiactivos "Podlesni", donde están los residuos más altamente radiactivos de toda la zona de Chernóbil y de la misma planta, también rechazó que el fuego supusiera un riesgo.

Recordó que los expertos han establecido que dichos depósitos, situados a un kilómetro y medio de la planta, fueron construidos a base de toda clase de cataclismos y peligros naturales.

"Hemos mantenido el fuego fuera de los márgenes de Prípiat, lo que era muy importante para nosotros, y la ciudad de Chernóbil", agregó.

También consideró falso que el fuego haya destruido ya varias viviendas en las localidades que se encuentran en la zona de exclusión, como aseguran los activistas.

Alerta ecologista

El lunes un miembro del consejo público de dicha agencia estatal, Yaroslav Yemeliánenko, denunció que "la situación es crítica" y que "el fuego está invadiendo de manera inusitada nuevos territorios".

Alertó de que el fuego ya alcanzó Prípiat, la localidad donde vivían las familias de los operadores de la central cuando se averió el cuarto reactor el 26 de abril de 1986 y que ahora es una ciudad fantasma, y que "se encuentra a menos de dos kilómetros de los depósitos de residuos radiactivos".

Tanto el consorcio nuclear estatal, Energoatom, como la agencia encargada de la inspección ecológica pusieron en serias dudas las afirmaciones de las autoridades sobre la ausencia de riesgo y sobre que los niveles de radiación están por debajo de la norma.

En los últimos días activistas se dedicaron a cavar trincheras y hacer cortafuegos para evitar que el fuego alcance la zona de la central, donde un moderno sarcófago cubre desde 2016 el averiado cuarto reactor y, según sus constructores, garantizará su seguridad durante los próximos cien años.

Dos detenidos

El 6 de abril las autoridades informaron sobre la detención de un hombre, quien confesó que había prendido fuego a la hierba "por diversión", y hoy se informó del apresamiento de un segundo sospechoso.

En 2017 los servicios de emergencia ucranianos ya tuvieron que sofocar una humareda procedente del tercer reactor, cerrado en diciembre de 2000.

Ambos podrían ser condenados a varios años de cárcel, según informaron las autoridades.

En los últimos meses se ha disparado el número de turistas que visitan la zona, que en agosto había alcanzado los 75.000 visitantes atraídos por el turismo extremo y la serie de televisión "Chernóbil".

De acuerdo con evaluaciones oficiales, la explosión ocurrida en Chernóbil esparció hasta 200 toneladas de material con una radiactividad de 50 millones de curies, equivalente a 500 bombas atómicas como la lanzada en Hiroshima.

La radiación continúa afectando a miles de habitantes de Bielorrusia, Ucrania y Rusia, donde se halla el 70 % de los casi 200.000 kilómetros cuadrados de terrenos contaminados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook