20 de mayo de 2020
20.05.2020
La Opinión de A Coruña
Crisis del coronavirus

Confinarse 50 días tras cada mes de libertad reduciría las muertes por Covid-19

Una investigación valora la opción de una restricción intermitente como salida para la pandemia

20.05.2020 | 19:09
El confinamiento intermitente podría solucionar la pandemia.

Confinar a la población 50 días y dejar salir con restricciones otros 30 días podría reducir las muertes y el número de ingresos en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), según un modelo desarrollado por investigadores de la Cambridge University (Reino Unido), publicado en el 'European Journal of Epidemiology'.

Actualmente la estrategia para controlar la enfermedad a nivel mundial se ha centrado en medidas que minimizan la transmisión de SARS-CoV-2 de persona a persona a través del distanciamiento social; incluyendo el aislamiento de personas sospechosas de estar infectadas, la protección de grupos vulnerables y el cierre de colegios.

Si bien tales medidas son efectivas para frenar la propagación del coronavirus y evitar que los sistemas de salud se colapsen, estas medidas también pueden conducir a pérdidas significativas de empleo, inseguridad financiera y problemas sociales.

Un enfoque alternativo, a juicio de los expertos, puede ser alternar medidas más estrictas con intervalos de distanciamiento social relajado. Para comprobar la efectividad de esta hipótesis los expertos dibujaron tres escenarios en 16 países de diferentes niveles socioeconómicos y culturas.

El primer escenario observó el impacto de no imponer medidas de control del virus y, como era de esperar, observaron que el número de pacientes que requerían tratamiento en unidades de cuidados intensivos (UCI) superaría rápidamente la capacidad asistencial del país, lo que daría como resultado un total de 7,8 millones de muertes en los 16 países. En este escenario, la duración de la epidemia duraría casi 200 días en la mayoría de las zonas analizadas.

El segundo escenario dibujó un ciclo continuo de medidas de mitigación de 50 días seguido de iniciativas una relajación de 30 días. Es probable que esta estrategia reduzca el número de personas que cada paciente infectado infecta) a 0,8 en todos los países. Sin embargo, aún sería insuficiente para mantener el número de pacientes que requieren atención en la UCI por debajo de la capacidad asistencial disponible.

Si bien resultó efectivo durante los primeros tres meses para todos los países, después de la primera relajación, el número de pacientes que requieren atención en la UCI excedería la capacidad del hospital y provocaría 3,5 millones de muertes en los 16 países. En este escenario, la pandemia duraría aproximadamente 12 meses en países de altos ingresos, y aproximadamente 18 meses o más en los otros entornos.

El escenario final implicó un ciclo continuo de medidas de supresión más estrictas de 50 días seguidas de una relajación de 30 días. Dichos ciclos intermitentes reducirían el número R a 0,5 y mantendrían la demanda de UCI dentro de la capacidad nacional en todos los países. Dado que más personas permanecen susceptibles al final de cada ciclo de supresión y relajación, este enfoque daría lugar a una pandemia más larga, que duraría más de 18 meses en todos los países. Sin embargo, un número significativamente menor de personas, un poco más de 130.000 en los 16 países modelados, morirían durante ese período.

"Nuestros modelos predicen que los ciclos dinámicos de supresión de 50 días seguidos de una relajación de 30 días son efectivos para reducir la cantidad de muertes significativas para todos los países durante el período de 18 meses. Esta combinación intermitente de distanciamiento social estricto y un período relativamente relajado, con pruebas eficientes, aislamiento de casos, localización de contactos y protección de los vulnerables, puede permitir que las poblaciones y sus economías nacionales 'respiren' a intervalos", han zanjado los expertos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook