Casi seiscientos empleados sanitarios estadounidenses en contacto directo con pacientes de coronavirus han muerto a consecuencia de la enfermedad desde el principio de la pandemia, según las estimaciones del proyecto Lost on the Frontline, del diario británico The Guardian y la organización Kaiser Health News (KHN), con sede en San Francisco. Entre los fallecidos se encuentran médicos, profesionales de la enfermería y empleados esenciales en los hospitales, como bedeles o administrativos, señalan en el estudio. La mayoría de los identificados son personas de raza negra o asiática, de acuerdo con las estimaciones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aludió el viernes a la gestión que ha realizado Brasil de la pandemia del coronavirus y alertó de su situación al asegurar que se encuentra en un "momento muy difícil".

"Si miras a Brasil, ellos están en una situación muy complicada y hablan mucho sobre Suecia. Suecia está pasando por un momento terrible. Si nosotros hubiéramos actuado así, hubiéramos perdido un millón, un millón y medio, quizá hasta dos millones de vidas más", aseguró Trump en rueda de prensa, según recoge el portal brasileño G1.