El presidente Trump anuncia que volverá a intentar la cancelación del programa migratorio conocido como Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) después de que el Tribunal Supremo rechazase su primera tentativa de revocarlo. En un mensaje a través de Twitter, el mandatario indicó que "en breve" enviarán "documentos mejorados" en los que atenderán los requerimientos del Alto Tribunal, que dio la razón a los abogados que defienden los derechos de cerca de 650.000 jóvenes indocumentados que llegaron al país ilegalmente de la mano de sus padres y que están protegidos actualmente por este amparo.

En opinión del presidente, con la resolución del Supremo"no se perdió ni ganó nada". El alto tribunal, resolvió que la "rescisión total" de la Administración Trump de DACA fue "arbitraria y caprichosa", aunque deja la puerta abierta para que el Gobierno intente de nuevo cancelar el amparo si aporta una explicación más detallada.

La decisión no sentó nada bien a Trump, que sufrió otro revés el lunes, después de que el Supremo negara la razón a la Casa Blanca en un fallo que protege de la discriminación laboral a las lesbianas, gais, transexuales, bisexuales, intersexuales y queers. "Estas decisiones horribles y políticamente cargadas que salen del Tribunal Supremo son como ráfagas de escopeta en la cara de la gente que se enorgullece de llamarse republicanos o conservadores", tuiteó Trump.

Pequeña victoria

El fallo del Supremo sobre el DACA constituye una inesperada victoria para los cientos de miles de jóvenes inmigrantes amparados contra la deportación, aunque muchos alertan de que no se podrían fiar de que Trump no vuelva a intentar cancelar el programa aprobado en 2012 por su predecesor, Barack Obama, a pesar de la popularidad de DACA, incluso entre los republicanos. Trump anunció en 2017 que cancelaba DACA bajo el argumento de que así metía presión al Congreso para alcanzar un acuerdo sobre el amparo migratorio.