Un total de 1.029 trabajadores se han contagiado de coronavirus por el brote detectado en el matadero Tönnies en la localidad de Guetersloh, en el centro de Alemania, según el último balance publicado por la empresa.

Ayer, unas 60 personas se concentraron frente al matadero para protestar contra la empresa. "Estamos aquí para protestar porque estáis robando los derechos de la gente", corearon los manifestantes, según recogió la televisión pública alemana ARD.

Entre las pancartas, consignas como Paremos el sistema Tönnies o Los animales no son una mercancía. La Policía confirmó que la protesta, convocada por grupos ecologistas incluido Fridays for Future, se desarrolló de forma pacífica.

Las autoridades locales han pedido ayuda para realizar las pruebas a los más de 5.000 trabajadores y han solicitado el apoyo del Ejército, después de que las organizaciones no gubernamentales, incluida Cruz Roja, les negaran más ayuda.