Las Naciones Unidas, la Liga Árabe y la casi totalidad del Consejo de Seguridad hicieron el miércoles un llamamiento a Israel para que abandone sus planes de anexión de parte de Cisjordania y del Valle del Jordán porque abrirá la puerta al caos y echará por tierra todos los esfuerzos para lograr la paz. "De ser aplicada, la anexión supondría la más grave violación del Derecho Internacional", dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. El diplomático portugués señaló que el mundo se encuentra "en un momento de inflexión" y advirtió que la anexión "dañaría gravemente las perspectivas de la solución de dos estados y socavaría las posibilidades de reiniciar las negociaciones" de paz.

El polémico plan anexionista, rechazado desde le primer momento por los palestinos, fue presentado por el primer ministro de Israel, Binyamin Netanyahu, el pasado mes de enero junto a Donald Trump en la Casa Blanca y debería materializarse a principios de julio. Washington volvió a manifestar su apoyo a los planes de Israel a través del secretario de Estado, Mike Pompeo. "La decisión de los israelís sobre extender su soberanía a esos lugares son decisiones que les corresponde tomar a los israelís", afirmó Pompeo,

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, por su parte, recordó en unas declaraciones por videoconferencia ante el Parlamento de la Liga Árabe que su decisión de romper los acuerdos con Israel y EEUU a raíz de los planes israelís "no significa que no quiera la paz". y dijo estar dispuesto a asistir a una conferencia internacional para la resolución del conflicto. El mes pasado, Abás anunció el fin de todos los acuerdos con Israel y EEUU y afirmó que el primero, como potencia ocupante, es responsable de los territorios que ocupa. La ANP anunció ayer que en los próximos días va a poner en marcha una serie de proyectos, relacionados con la agricultura, la sanidad y la educación, en el Valle del Jordan por un valor de 35 millones de shekels.

Netanyahu expresó en varias ocasiones su voluntad de impulsar a partir de julio el proceso de anexión de zonas de Cisjordania. La semana pasada señaló que estos planes podrían ser aplicados "por etapas" e incidió en que se trata de "una oportunidad histórica".

"Los palestinos siguen rechazando el diálogo y permaneciendo de mierda hasta el cuello", manifestó, por su lado, Benny Gantz, actual ministro de Defensa y socio del Gobierno de coalición. El líder del partido Azul y Blanco añadió que si la ANP mantiene su rechazo a un diálogo fundamentado en el acuerdo del siglo "habrá que avanzar sin ellos".