Lyon, Burdeos, Estrasburgo, Poitiers, Besançon... Solo, o aliados con la izquierda, Europa Ecología Los Verdes (EELV) ha teñido el mapa francés de verde en las elecciones municipales del domingo, consolidándose como una fuerza ineludible en el tablero político nacional y obligando a Emmanuel Macron a tener en cuenta las tesis ecologistas.

Si hasta no hace mucho eran solo un partido bisagra allí donde las coaliciones progresistas necesitaban su apoyo, en las europeas de 2019 EELV dio un salto cualitativo convirtiéndose en la tercera fuerza más votada, por delante de la derecha, con el 13% de los votos. Con las municipales amplían su base electoral para ganar plazas simbólicas como Lyon y participar en la victoria de París, Montpelllier o Marsella.

"Es un giro político para nuestro país. El paisaje se recompone en torno a la ecología", afirmó el eurodiputado ecologista Yannick Jadot, a menudo citado como eventual candidato al Elíseo. Otra clave de su triunfo está en los pactos alcanzados con el Partido Socialista, a los que permite mantener sus feudos de París, Nantes, Rennes, Dijon, Le Mans, Nancy, Montpellier e incluso Lille, donde la exministra Martine Aubry conserva finalmente la alcaldía por un estrechísimo margen frente a su rival ecologista.

Los verdes reorganizan el juego de la izquierda francesa hasta el punto de que el primer secretario de los socialistas, Olivier Faure, no descarta apoyar a un candidato ecologista en 2022.

El campo conservador tiene menos motivos de alegría. En el año 2014 Los Republicanos barrieron del tablero municipal a la izquierda pero seis años más tarde pierden dos pesos pesados -Burdeos y probablemente Marsella- aunque mantienen su arraigo en localidades medianas y pequeñas.

Con todo, el fracaso más sonoro es el del partido presidencial, que pierde la apuesta de implantarse a nivel local. Nacido en 2016 con el objetivo de arañar votos a izquierda y derecha para llevar a Emmanuel Macron al Elíseo, La República en Marcha (LREM) fue estrepitosamente derrotada en París, donde su candidata, la exministra de Sanidad Agnes Buzyn, ni siquiera se sentará como concejal en el ayuntamiento. Lo que funcionó a nivel nacional no lo hizo en el ámbito municipal y el delegado general de LREM, Stalislas Guerini, admite que los resultados fueron malos.

En los jardines del Elíseo, y sin referirse en ningún momento a los comicios, el presidente Macron anunció 15.000 millones de euros en dos años para la reconversión ecológica de la economía y se mostró abierto a celebrar un referéndum sobre algunas de las propuestas presentadas ayer por la llamada Convención Ciudadana sobre el Clima.