La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, reclamaron ayer un acuerdo "eficaz" sobre el plan de reconstrucción europeo para hacer frente a las repercusiones de la pandemia. Fue en su primer cara a cara (en la foto) desde el inicio de la crisis sanitaria, celebrado en la casa de huéspedes del Gobierno alemán en Messeberg, en las afueras de Berlín.