Más de 160 mineros murieron ayer al producirse un alud de tierra en una mina de jade en Birmania. El suceso ocurrió cuando los mineros, que trabajaban en condiciones precarias, estaban extrayendo jade de las laderas excavadas en una mina de Hpakant, una remota localidad situada en el estado Kachin.