El antiguo secretario privado de la vicepresidenta Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, Fabián Gutiérrez, fue hallado muerto tras más de 24 horas de intensa búsqueda. Hay cuatro detenciones y una confesión. El cuerpo fue localizado en una de las viviendas registradas el pasado sábado en El Calafate, provincia de Santa Cruz. Su cuerpo estaba enterrado y el juez habló de una hipótesis de "crimen extorsivo, pasional", aunque Gutiérrez se había presentado como arrepentido en la causa de los cuadernos de la corrupción que afecta a la vicepresidenta, según ha informado el diario argentino Clarín.

El pasado sábado, el juez Carlos Narvarte confirmó el hallazgo del cuerpo de Gutiérrez ante la prensa y explicó que se encontraba "enterrado en el fondo" y negó que haya estado maniatado. Un golpe en la cabeza, señales de uso de "arma blanca", fueron los primeros indicios que se describieron del hallazgo en un cabaña. Como hipótesis sobre los móviles del homicidio, el juez apuntó a un crimen extorsivo o pasional.

Hay cuatro detenidos: dos jóvenes de entre 18 y 20 años de apellido Zaeta, hijos de Óscar Zaeta, dedicado al negocio inmobiliario. También un joven de apellido Gómez y otro, Monzón, quedaron bajo arresto en el marco de la investigación.

Confinado en El Calafate

Gutiérrez se encontraba hace unas semanas en El Calafate, donde decidió cumplir la cuarentena por el coronavirus.

El cuerpo estaba enterrado en un patio, "con un golpe en la cabeza", y todo indica a que el homicidio se habría cometido en la casa de Gutiérrez y su cuerpo "trasladado en la camioneta blanca que estaba en el domicilio" donde fue hallado.

El caso recuerda al del fiscal Alberto Nisman, hallado muerto también mientras trabajaba investigando el posible encubrimiento del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires en 1994.

El jefe de gabinete del Gobierno argentino, Santiago Cafiero, calificó de "repulsiva" la idea de que el Ejecutivo pueda estar implicado en el asesinato del antiguo secretario privado de la actual vicepresidenta del país.

Cafiero acusó a la oposición de querer "sacar ventajas políticas" de este caso con la "tergiversación y manipulación" de los hechos.

"La sola idea de que el Gobierno nacional tiene responsabilidad es, definitivamente, repulsiva", remachó a través de una serie de mensajes publicados en la red social Twitter. "Estamos convencidos que el imperio de la Justicia debe reponerse en Argentina de una vez y para siempre", añadió el jefe de gabinete.