"El hombre, según la Biblia, es el jefe de la casa, señala el camino que tomará la familia", suele decir el pastor evangelista Milton Ribeiro cuando se refiere a los modos más eficaces de evitar el pecado y la tentación. Desde ayer es el nuevo ministro de Educación de Brasil. Ribeiro es el cuarto titular de esa cartera y al presidente, Jair Bolsonaro, le gustaría que fuera el definitivo.

Su nombramiento contó con el apoyo de las diversas iglesias evangélicas, que representan a casi un tercio de los brasileños. También fue saludado por la llamada ala ideológica del Gobierno de ultraderecha, cuya prioridad, según el diario Folha, es promover la "guerra cultural" contra la izquierda en el país.