Alemania y España apremiaron ayer a los Veintisiete a cerrar un acuerdo "cuanto antes" sobre el fondo pospandemia y el presupuesto global para los próximos siete años. El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, se reunió en Berlín con la canciller, Angela Merkel, que este semestre es, además, presidenta de turno de la Unión Europea. "Sería deseable llegar a un acuerdo lo antes posible. No sé si será posible el viernes o el sábado, pero el tiempo apremia", afirmó la dirigente alemana en la comparecencia (sin preguntas) que ofreció junto a Sánchez. Los socios celebrarán una cumbre esta semana en la que intentarán alcanzar un acuerdo sobre los criterios para repartir el fondo de 750.000 millones de euros (500.000 en transferencias a fondo perdido y 250.000 en préstamos) para ayudar a los gobiernos a recuperarse del azote de la pandemia. "Todos tenemos que ser muy conscientes del momento histórico que vivimos. En este sentido estamos convocados a lograr un acuerdo cuanto antes. Julio tiene que ser el mes del acuerdo. Si retrasamos el acuerdo vamos a retrasar la recuperación, si retrasamos la recuperación se va a agravar más la crisis", subrayó Sánchez.

Merkel lamentó que, a pocos días de la cita en Bruselas, todavía haya "graves diferencias" entre los Veintisiete sobre cómo acceder a esos fondos.

El presidente español agradeció a la canciller su posición en este debate. "Es una extraordinaria fortuna que podamos tener a Merkel liderando la UE en este momento tan crítico", dijo. Sánchez está de gira esta semana para intentar defender la necesidad de activar ese fondo ya y de que las condiciones que se impongan no quiten ni "agilidad" ni "eficiencia" a las ayudas. Empezó la semana visitando al primer ministro holandés, Mark Rutte, y, tras el paréntesis alemán, seguirá hoy a primera hora con otro dirigente duro: el jefe de Gobierno de Suecia, Stefan Löfven. De Estocolmo, Sánchez viajará a París, donde se reunirá con Macron.