La propuesta de compromiso fija un presupuesto para el periodo 2021-2027 de 1,074 billones, inferior en 26.000 millones a la propuesta de la Comisión Europea de mayo pero superior al montante que los frugales están dispuestos a aceptar y que, según fuentes diplomáticas, podría rondar los 1,05 billones, lo que les permitiría rebajar sus contribuciones nacionales y darse por satisfechos. Agricultura y cohesión concentran las dos terceras partes de los fondos.